Buscar este blog

jueves, 30 de junio de 2011

TE PRECENTASTE D E ESTA FORMA


Querida Amiga:

Déjame presentarme. Mi nombre, o como me llaman los que se dicen "doctores" es Anorexia. Anorexia Nervosa es mi nombre completo, pero tú me puedes llamar Ana. Con un poco de suerte nos podemos volver grandes socias. En los próximos meses, invertiré mucho tiempo en ti, y esperaré que tú hagas lo mismo por mí.
En el pasado ya has escuchado a todos tus profesores y padres hablando sobre ti. Eres "tan madura", tienes "tanto potencial" "45 en cuerpo de "inteligencia". ¿A donde te ha llevado todo eso, si se puede saber? A ningún lado!! No eres perfecta, y no estás tratando lo suficiente, en vez de eso pasas tu tiempo pensando y hablando con tus amigos! Esos actos de indulgencia no serán permitidos en el futuro.
Tus amigos no te entienden. No dicen la verdad, son mentirosos. En el pasado, cuando Inseguridad había ganado silenciosamente tu mente, preguntabas "¿Me veo....gorda?"
Y ellos te respondían "no, claro que no" y tu sabías que mentían! Sólo yo digo la verdad. Tus padres, mejor ni empecemos! Tú sabes que te aman, y que se preocupan por ti, pero parte de eso es porque son tus padres y están obligados a hacerlo. Te voy a contar un secretito: en el fondo, están decepcionados de ti. Su hija, la misma que tenía tanto potencial, se ha vuelto una vaca gorda y floja.
Pero yo voy a cambiar todo eso.
Voy a esperar mucho de ti. No se te permitirá comer mucho. Empezará suave y lentamente: disminuyendo la cantidad de grasa, leyendo la información nutricional, deshaciéndote de la comida chatarra. Por un tiempo, el ejercicio será simple: Correr un poco, unos abdominales, unas ranitas. Nada muy fuerte. Tal vez perder unos kilitos, deshacerte de ese rollito en la barriga. Pero no pasará mucho tiempo hasta que no te empiece a decir que eso no es suficiente.
Te exigiré que bajes tu ingesta de calorías y subas el ejercicio. Te llevaré al límite. ¡Tú lo harás porque no me puedes desafiar! Estoy comenzando a unirme a ti. Dentro de pronto, estaré siempre contigo. Estoy ahí cuando te levantas en la mañana y corres a pesarte. Los números se vuelven amigos y enemigos, y tus pensamientos rogando que sean más bajos que ayer, que anoche, etc. Mirarás al espejo con ganas de desmayarte. Te darán ganas de vomitar cuando veas grasa, y sonreirás cuando veas hueso. Estoy ahí cuando calculas el plan del día: 400 calorías, 2 horas de ejercicio. Yo soy la que está calculando todo eso, porque ahora tus pensamientos y los míos se están volviendo uno solo.
Yo te sigo durante el día en el colegio, cuando tu mente se pasea por ahí yo te doy algo en que pensar. Recuenta las calorías que has comido. Son demasiadas. Yo lleno tu mente con comida, calorías, peso, IMC, y cosas que son buenas. Porque ahora ya estoy dentro de ti. Estoy en tu cabeza, en tu corazón y en tu alma. Los rugidos de tu estómago que pretendes no escuchar en realidad son mis sonidos, adentro tuyo
Muy pronto te estaré diciendo no sólo que hacer con la comida, si no que hacer todo el tiempo. Sonríe Preséntate bien. Mete la barriga! Puedo hacer que un plato de lechuga se vea como un festín digno de un rey. Ningún pedazo de nada....si comes, todo el control se romperá, quieres eso? Volver a ser la horrible vaca que eras? Te obligo a mirar a las modelos de las revistas, tan hermosas, tan perfectas, y te hago comprender que nunca podrás ser una de ellas. Siempre serás gorda. Cuando te mires al espejo, distorsionaré la imagen. Te mostraré un luchador de zumo cuando en realidad hay una niña hambrienta. Pero tú no debes enterarte, porque si sabes la verdad, comenzarás a comer otra vez y nuestra relación se caerá.
A veces te rebelarás. Con suerte no lo suficientemente seguido. Reconocerás la fibra rebelde en tu cuerpo y te atreverás a bajar a la oscura cocina. La despensa se abrirá lentamente, rechinando. Tus ojos irán a la comida que yo he mantenida a una distancia segura. La comerás, mecánicamente, sin disfrutarlas realmente, simplemente acomodándote en el hecho de que estás yendo en mi contra. Irás por una caja de galletas, después otra. Tu barriga se hinchará y se vera grotesca, pero no te detendrás. Y todo ese tiempo yo te estará gritando para que pares, vaca gorda, no tienes auto control, te vas a poner gorda.
Cuando acabes, volverás corriendo hacia mí, pidiéndome consejo porque de verdad no quieres volver a estar gorda. Rompiste una regla cardinal y comiste, y ahora quieres que vuelva. Yo te obligaré a ir al baño, te pondré de rodillas. Tus dedos se insertarán en tu garganta, y no sin dolor, tu atracón saldrá. Esto se repetirá y se repetirá, hasta que botes sangre y agua y sepas que todo se ha ido. Cuando te pares, te sentirás mareada. No te desmayes Párate ahora mismo. Vaca gorda, mereces el dolor!
Tal vez la forma en la que elimines el sentimiento de culpa será diferente. Tal vez elija hacerte tomar laxantes, haciéndote sentar en el baño hasta las altas horas de la madrugada, sintiendo tus entrañas llorar. O tal vez se me ocurra que te tienes que hacer daño. Cortarte es efectivo. Quiero que veas tu sangre, verla correr por tu brazo, y entenderás que mereces cualquier dolor que yo te dé. Estás deprimida, obsesionada, adolorida, buscando ayuda pero no la encontrarás. A quién le importa? Tú te lo mereces, tu misma hiciste esto.
OH, es esto duro? No quieres que te ocurra? Soy injusta? Yo te ayudo. Yo hago posible que tu dejes de pensar cosas que te estresan. Pensamientos de rabia, tristeza, desesperación, y soledad cesan porque yo me los levo y lleno tu cabeza con la metódica cuenta de calorías. Yo me llevo tu lucha por encajar con los chicos de tu edad, tu lucha por complacer a tus padres, tu lucha por complacer a los demás. Porque ahora, yo soy tu amiga, y soy la única a la que debes complacer.
Tengo un punto débil. Pero no debemos decírselo a nadie. Si tu decides luchar, contarle a alguien cómo te hago vivir, el infierno se liberará. Nadie debe enterarse, nadie debe romper esta máscara tas la cual te he escondido. Yo te he creado, esta niña perfecta, delgada, cumplidora. Tu eres mía y sólo mía. Sin mí, no eres nada. Así que no luches. Cuando otros hagan comentarios, ignóralos. Olvídate de ellos, olvídate de cualquiera que trate de llevarme. Yo soy tu más grande logro, y pretendo dejarlo así.
Sinceramente,
Ana

martes, 28 de junio de 2011

ANA


 ¿Qué es la Anorexia?

La anorexia nerviosa es una enfermedad crónica que refleja un grave problema de conducta alimenticia, causa pérdida de peso y te lleva a un estado de inanición. Hay dos tipos de anorexia:
  Anorexia Restrictiva:

Cuando bajas de peso por medio de dietas y ejercicio intenso.
  Anorexia Bulímica:

Cuando para perder peso recurres a purgas, aunque hayas ingerido poco alimento. Las causas de la anorexia todavía no han sido aclaradas al 100%, pero los expertos coinciden en la presencia de tres factores, en los que agrupan distintos hechos y conductas.
  Factores predisponentes de la Anorexia

Aquí se agrupan fenómenos como la baja autoestima, el sobrepeso, el miedo a madurar, que algún familiar sufra de algún trastorno alimentario ya que multiplica las posibilidades de padecerlo, los ideales de delgadez y prejuicios hacia la obesidad, los malos hábitos alimenticios, que tus papás manifiesten preocupación excesiva por tu peso o la existencia de conflictos que te hagan pensar que deberías comer menos y adelgazar.
  Factores precipitantes de la Anorexia

Involucran los cambios físicos que suceden durante la pubertad, las dietas, el ejercicio excesivo, el no valorar tu cuerpo y no estar satisfecha con tu persona, el estrés, los trastornos emocionales, etcétera.
  Factores perpetuantes de la Anorexia

Incluyen la presión social, el aislamiento social, el miedo a cosas como la comida, el peso, la figura o ciertos alimentos, y que no valores tu propia imagen corporal.
  Manifestaciones de la Anorexia

En tu conducta: haces dietas restrictivas, vomitas, usas laxantes y diuréticos, manifiestas rechazo hacia algunos alimentos, tienes ideas obsesivas, cuentas mentiras, te ejerces autolesiones, te aíslas de tu familia y amigos.

Manifestaciones Psicológicas: exhibes una exagerada preocupación por engordar, tienes pensamientos erróneos sobre la comida y tu figura, ves tu cuerpo en dimensiones exageradas, confundes la sensación de saciedad, tienes problemas para concentrarte y para memorizar cosas.

Manifestaciones Emocionales: hay cambios en tu carácter, manifiestas un comportamiento depresivo como llantos, insomnio o hasta pensamientos suicidas, casi nunca estás relajada o cómoda, y pueden incluso aparecer fobias a ciertas cosas.

lunes, 27 de junio de 2011

MIA


Bulimia: tipos, causas y consecuencias
La bulimia nerviosa suele ser diagnosticada más tarde que la anorexia debido a que la persona afectada de bulimia tarda más en acudir al médico, no presenta pérdida de peso y oculta sus conductas anómalas.


La tríada característica de la bulimia
El atracón. Una ingestión masiva y desaforada de alimentos de hasta 15.000 o 20.000 calorías, durante un tiempo variable en que el paciente experimenta una pérdida de control y gran dificultad para dejar de comer.
La frecuencia de los atracones es variable: uno o dos al mes, todos los días o incluso varias veces al día. Se pierde el placer de comer y de saborear los alimentos; se come, sin tener hambre, de una forma sucia y desordenada: con las manos y apretando la comida para que entre mayor cantidad de ella en la boca; prácticamente no se mastica; etc.
Se acaba de comer por cansancio físico, porque se ha terminado la comida o por malestar, con náuseas, vómitos y dolor de vientre.

Las conductas compensatorias. Están destinadas a impedir el aumento de peso.
Aunque se utilizan varios métodos, el 80 o 90 % suele provocarse el vómito tras el atracón introduciéndose los dedos en la boca hasta la garganta. Con el tiempo les resulta más fácil, ya que lo consiguen sólo con la compresión del estómago.
Otros mecanismos son el abuso de laxantes y diuréticos, el consumo de fármacos que quitan el apetito, la realización de ejercicio físico o el ayuno.
Tras el episodio, el paciente se siente malhumorado, triste, autocompasivo y menospreciable.

Excesiva preocupación por el cuerpo. Tienen pensamientos erróneos respecto a su
peso y su figura, y sufren una distorsión en la percepción y valoración de su propia imagen.
Poseen una conciencia de su enfermedad mucho más clara que las anoréxicas.
Esa conciencia sobre lo anómalo de su forma de comer las lleva a hacerlo a escondidas, para que nadie las 
vea.
 
Factores causantes
Al igual que la anorexia, se trata de un cuadro cuya etiología sólo puede entenderse bajo un enfoque multifactorial. Aplicando el mismo modelo de la anorexia nerviosa, se dividirán en factores predisponentes o de riesgo, factores desencadenantes y factores perpetuantes.

Factores predisponentes o de riesgo. Incluyen factores individuales, familiares y socioculturales.
Individuales. Se trata de factores genéticos, biológicos y de personalidad. Afectan más al sexo femenino y se ha observado que entre los familiares en primer grado de las bulímicas existen otras pacientes bulímicas, por lo que se cree que hay un componente genético.
Entre los biológicos destaca la disminución de la función del neurotransmisor serotonina, lo que provoca ausencia de saciedad y, en consecuencia, se producen comilonas, sobre todo a base de azúcares.
La personalidad es de tipo depresivo, ansiosa, y presentan rebeldía, hostilidad, impulsividad y aislamiento.
Familiares. Suelen ser familias conflictivas y desorganizadas. En las madres de personas con bulimia se ha observado una mayor insatisfacción con la propia imagen, e incluso con la de sus hijos, siendo ellas mismas aficionadas a las dietas. Los padres acostumbran a ser dominantes y controladores, muy intrusivos en las vidas de sus hijos, con talantes exigentes y haciendo comparaciones entre unos hijos y otros.
Socioculturales. Los modelos de imagen a imitar, la figura y la esbeltez como valor en sí actuarán por un mecanismo similar al de la anorexia.

Factores precipitantes o desencadenantes. El principal factor desencadenante es el inicio de una dieta que se produce después de un aumento de peso real o debido a una fobia a los cambios de forma corporal cuyo origen se remonta muchas veces a la pubertad.
También suelen ser factores desencadenantes los conflictos emocionales y los acontecimientos vitales estresantes, al igual que en la anorexia.

Factores perpetuantes. Hay varios factores que pueden causar perpetuidad de la bulimia: – Las alteraciones emocionales secundarias a la conducta de sobrealimentación descontrolada (ansiedad, culpa y vergüenza).
– La disminución de la sensación de saciedad por la alteración de la función de la serotonina.

– El trastorno alimentario puede conseguir el aparente equilibrio familiar, colaborando así en su perpetuidad.
Tipos de bulimia nerviosa
Hay dos tipos de bulimia nerviosa:
Tipo purgativo. Durante el episodio de bulimia nerviosa, el enfermo se provoca el vómito con regularidad o abusa de laxantes, diuréticos o enemas.

Tipo no purgativo. En este caso, para controlar el peso utilizan como mecanismos compensadores el ayuno y el ejercicio excesivo durante los días siguientes al atracón, pero regularmente no hay vómitos autoinducidos, abuso de laxantes, diuréticos o enemas.
Consecuencias
Las complicaciones más importantes se derivan de los vómitos y del abuso de laxantes. En general, presentan cansancio físico y psíquico, con disminución de los rendimientos escolares y laborales; acaban por abandonar totalmente sus obligaciones, su aseo y su persona.

Alteraciones digestivas. Son las más frecuentes, entre las que destacan úlceras en el esófago, por el paso del contenido del estómago a la boca; aumento del tamaño de las glándulas salivares; dilatación del estómago o rotura, ya sea por la ingesta masiva o por el esfuerzo al vomitar; pérdida significativa del esmalte dental y aparición de caries dentales; callosidades en las manos (signo de Russell), por el paso ácido del vómito autoprovocado por el dorso de la mano.

Alteraciones respiratorias. Puede aparecer ronquera crónica e infecciones pulmonares por la aspiración hacia el pulmón de alimentos al vomitar.

Alteraciones cardiovasculares. Alteraciones del ritmo cardíaco secundarias al déficit en potasio a causa de las conductas purgativas, ya sean los vómitos o el abuso de laxantes, que pueden ocasionar la muerte.
La deshidratación por vómitos o abuso de laxantes provoca que la presión de la sangre sea baja. A raíz de los esfuerzos para vomitar es posible que aparezcan puntos rojizos en cara y cuello por roturas de pequeños vasos sanguíneos, al igual que hemorragias en la conjuntiva de los ojos.

Alteraciones neurológicas. Se produce una atrofia del cerebro y pueden tener crisis convulsivas (epilépticas).

Alteraciones hormonales. Es posible que tengan los ciclos menstruales normales, aunque lo habitual es que presenten irregularidades menstruales o amenorrea, al igual que las anoréxicas.

Alteraciones renales. A consecuencia de los vómitos y las diarreas se producen deshidratación y alteraciones en los niveles de potasio, sodio y clor
o

jueves, 23 de junio de 2011

NOTAS DE UNA NOCHE


HOY ES UNA DE ESAS NOCHE QUE ME HE PUESTO A PENSAR
DE QUE SIRVE HACER LO QUE HAGO NADIE AL LEVANTAR ME DICE  ALGO AL
CONTRARIO ME RECRIMINAN NO SE PARA QQUE ESPERAN ALGO DE MI
SI AL FINAL LO HAGO MAL .
HASTA YO ME RECRIMNO DE LO QUE HAGO  MIS LOGROS FALLIDOS,
NO TENER  LA APARIENCIA QUE ME GUSTARIA TENER , TODAS LAS PRSONAS  son superiore en todo
pero al final soy pocitiva pienso que mañana me ira mejo
r

cym

miércoles, 22 de junio de 2011